18. Cuando la luz es dirigida hacia el interior

Cuando la luz es dirigida hacia el interior

la vacuidad queda inmediatamente trascendida.

Comentario:

Zazen a zazen, kinhin a kinhin aprendemos a dirigir la luz de la conciencia hacia nuestro interior. Al principio de la práctica todo está rodeado de una bruma que no nos permite ver claramente, pero poco a poco gracias a la perseverancia llega un momento en que nos hacemos naturalmente uno con las cosas tal cual son, más halla de la forma y del vacío, como recitamos en el Sutra de la Gran Sabiduría [1]Los Sutras de la Perfección de la Sabiduría o Sutras Prajñāpāramitā son un género de escrituras del budismo Mahāyāna que tratan del tema de la Perfección de la Sabiduría..

Forma y vacío son no-dos. No apegarse a la forma, no apegarse a la vacuidad. No rechazar la forma, no rechazar la vacuidad. La Realidad es una y completa en sí misma, inatrapable. En cuando intentamos nombrarla, conceptualizarla, desaparece como cuando intentamos atrapar una pompa de jabón…

Otras entradas:

References

References
1Los Sutras de la Perfección de la Sabiduría o Sutras Prajñāpāramitā son un género de escrituras del budismo Mahāyāna que tratan del tema de la Perfección de la Sabiduría.

1 comentario en «18. Cuando la luz es dirigida hacia el interior»

  1. Gracias Maestro, yo todavía estoy en la bruma, pero este mensaje me deja el mensaje de la perseverancia que te tendré presente al igual que con el de ‘nada que obtener’. Gasshô

    Responder

Deja un comentario

4 + 19 =

veinte − nueve =