2. Cuando no hay amor ni odio

 但 莫 憎 愛 
 洞 然 明 白 
Cuando no hay amor ni odio
Se manifiesta su naturaleza luminosa.

Comentario.

Continuamente nos aferramos a lo que deseamos («amor») y rechazamos («odio») lo que nos resulta desagradable sin ser conscientes de ello. Nuestra práctica consiste en observar, acechar y ver directamente cómo se manifiesta esta atracción y rechazo, en qué forma y detalles concretos, en nuestras circunstancias vitales.

La práctica de la atención plena nos permite observar este proceso con todo detalle y nos da la oportunidad de experimentar plenamente de qué manera se expresa en nosotros. Una vez observado, vivenciado e integrado completamente, la naturaleza luminosa de todo lo que nos rodea se hace evidente, como el paso de la pierna derecha sigue al de la izquierda.

Gracias a la ecuanimidad que nos proporciona zazen, la polarización amor-odio y cualquier otra dicotomía se disuelve. Desde este estado de apertura ecuánime podemos experimentar las cosas tal cual son y la naturaleza luminosa de la realidad surge naturalmente. Para ello debemos adoptar una aptitud de apertura, sin tomar partido ni por ni contra, aceptando incondicionalmente cualquier contenido que esté surgiendo en nuestro campo de experiencia.

Como dijo el maestro Eihei Dogen [1]Eihei Dōgen (永平道元) también Dōgen Zenji (道元禅師) o Dōgen Kigen (道元希玄) o Koso Joyo Daishi (literalmente Ancestro Eminente, Sustentador de Luz, Gran Maestro) (Kioto, 26 de … Continue reading:

Tened abiertas las manos y toda la arena del desierto pasará por ellas.

Cerradlas y solo conseguiréis unos pocos granos de arena.

Otras entradas:

References

References
1Eihei Dōgen (永平道元) también Dōgen Zenji (道元禅師) o Dōgen Kigen (道元希玄) o Koso Joyo Daishi (literalmente Ancestro Eminente, Sustentador de Luz, Gran Maestro) (Kioto, 26 de enero de 1200 – Ib., 29 de septiembre de 1253) fue el maestro zen fundador de la escuela Sōtō del Zen en Japón.

1 comentario en «2. Cuando no hay amor ni odio»

Deja un comentario

diecisiete + dos =

19 − dos =