Buddhismo y Vibración

El viernes por la noche se publicó en Zendodigital un artículo haciendo referencia a la tesina que realicé el 2007 para el Programa de Estudios Budistas de la Comunidad Buddhista Soto Zen.

Después de tanto tiempo el documento se encuentra referenciado en muchos espacios de Internet, he realizado una búsqueda y es muy curioso que incluso aparezca en listados de libros sobre buddhismo.

Releyendo la introducción de la tesina que realicé hace trece años me surge espontáneamente una sonrisa interna. Ese al que leo soy yo, pero yo ya no soy esa persona que escribió esas palabras. Seguro que si ahora la volviese a realizar la redactaría y enfocaría de una manera diferente. Así, este trabajo es una foto de mi comprensión y sentir en ese momento vital. Se podría decir que es una tesina autobiográfica, ya que intenta plasmar los cambios internos que se fueron produciendo a través de la práctica en general y en particular de mi función como Kokyo (el solista que entona los sutras en la ceremonia).

La elección del tema, sin lugar a dudas, fue debida a mi formación musical y la sensibilidad que me produce todo lo relacionado con la música. Siempre me ha causado verdadera fascinación el hecho de que a través del ritmo y el sonido sea posible llegar a estados de trance.
Investigar e indagar en este ámbito fue muy grato y revelador, ya que pude plasmar mi comprensión de cómo la vibración y la voz iban resonando y evolucionando en todo mi cuerpo, a la par que la madurez de la práctica de la Via y el trabajo psicoterapéutico que realicé con la Bioenergética durante esos años.

Espero que su lectura os aporte la suficiente curiosidad como para adentraros en esta Vía de despertar y experimentar por vosotros mismos sus efectos sanadores.

Otras entradas:

Deja un comentario

diecinueve − 15 =

trece − dos =