29. En la vacuidad ambos son idénticos

Poema [1]De la obra Xìn Xīn Míng Canto al Corazón de la Confianza,
del tercer ancestro chan Jianzhi Sengcan.
Traducción y comentarios de Dokushô Villalba.
Ediciones i, 2008.

一 空 同 兩

齊 含 萬 象

En la vacuidad ambos son idénticos

y ambos incluyen todos los fenómenos.

Comentario

En la vacuidad, tanto el sujeto como el objeto se vuelven idénticos y abarcan todos los fenómenos. Como ya hemos visto, la vacuidad implica que todos los fenómenos, incluidos el sujeto y el objeto, carecen de una existencia inherente y autónoma. Cuando se reconoce la naturaleza vacía de los fenómenos, se percibe que no hay separación entre el sujeto que percibe y el objeto que es percibido. La distinción entre ambos se desvanece y se revela una unidad intrínseca.

Desde la perspectiva de la verdad absoluta, el sujeto y el objeto no son entidades separadas y distintas, sino aspectos interdependientes de una realidad más amplia. Ambos emergen y se entrelazan en la totalidad de los fenómenos. Al comprender que tanto el sujeto como el objeto están intrínsecamente conectados y son inseparables en su esencia vacía, se disuelve la ilusión de la dualidad y se abre la puerta a una experiencia de unidad y armonía con el mundo que nos rodea. Siempre y cuando no perdamos de vista que al mismo tiempo verdad relativa y absoluta conviven sin oposición[2]En el buddhismo, se reconocen tanto la verdad relativa como la verdad absoluta. La verdad relativa reconoce la aparente dualidad entre el sujeto y el objeto en nuestra experiencia cotidiana, mientras … Continue reading.

Otras entradas:

References

References
1 De la obra Xìn Xīn Míng Canto al Corazón de la Confianza,
del tercer ancestro chan Jianzhi Sengcan.
Traducción y comentarios de Dokushô Villalba.
Ediciones i, 2008.
2 En el buddhismo, se reconocen tanto la verdad relativa como la verdad absoluta. La verdad relativa reconoce la aparente dualidad entre el sujeto y el objeto en nuestra experiencia cotidiana, mientras que la verdad absoluta revela la vacuidad y la unidad fundamental de todos los fenómenos. Ambas perspectivas son complementarias y nos permiten comprender la realidad de manera más completa. Al reconocer la interconexión y la unidad subyacente del sujeto y el objeto, podemos trascender las limitaciones de la dualidad y experimentar la realidad en su plenitud.

tres × 1 =