34. Déjala fluir según su propia naturaleza

Poema [1]De la obra Xìn Xīn Míng Canto al Corazón de la Confianza,
del tercer ancestro chan Jianzhi Sengcan.
Traducción y comentarios de Dokushô Villalba.
Ediciones i, 2008.

放 之 自 然

體 無 去 住

Déjala fluir según su propia naturaleza,

su esencia ni se mueve ni está quieta.

Comentario

«Deja que fluya según su propia naturaleza» nos invita a permitir que la mente siga su curso natural sin aferrarnos a los contenidos mentales, emocionales o a nuestros deseos y fobias incesantes. En la meditación zen, observamos la mente sin juicio ni apego, con ecuanimidad, permitiendo que los pensamientos surjan y desaparezcan sin intervenir, como si nuestra conciencia fuese un espejo que refleja todo lo que aparece instante tras instante. Dejar que nuestra mente fluya según su propia naturaleza nos libera del sufrimiento que proviene del aferramiento a pensamientos, deseos, fobias… Se trata de comprender que «lo que es es», aceptando la realidad tal como es.

«Su esencia ni se mueve ni está quieta» implica la idea de que la verdadera naturaleza de la mente es intrínsecamente estable. A pesar de la actividad constante de la mente, hay una quietud subyacente que aparece naturalmente cuando practicamos zazen. Esta quietud detrás del flujo constante de contenidos mentales es como el fondo del océano. Generalmente, nos identificamos con las olas (los contenidos mentales) olvidando el gran océano que somos. Como dice el maestro Eihei Dōgen (1200-1254) en el Bendôwa[2]204738 {204738:9DIVB3GY} items 1 chicago-fullnote-bibliography 0 default asc  … Continue reading: «Debes comprender que nadie carece de la insuperable Conciencia Despierta y que ya vives siempre en su plenitud, pero no te das cuenta de ello.»

La mención de la “esencia” que ni se mueve ni está quieta nos recuerda que hay una realidad profunda y trascendental más allá de nuestra comprensión intelectual. Esta “esencia” es pura vacuidad inconcebible a través de nuestro intelecto. No puede ser categorizada como “móvil” o “estática”, “ancha” o “corta”, ya que trasciende todas las dualidades y concepciones humanas.

Sengcan nos guía hacia el despertar de nuestra Naturaleza de Buddha para reconocer la intrínseca tranquilidad detrás del flujo constante de la mente. En el fondo todos anhelamos este estado porque es nuestro verdadero hogar. Zazen es su puerta de entrada principal.

Otras entradas:

References

References
1 De la obra Xìn Xīn Míng Canto al Corazón de la Confianza,
del tercer ancestro chan Jianzhi Sengcan.
Traducción y comentarios de Dokushô Villalba.
Ediciones i, 2008.
2
Dôgen, Eihei. Shôbôgenzô. Translated by Dokushô Villalba, 2023. https://amzn.to/3M1YHyy.

quince − nueve =