55. Cuando la mente se unifica consigo misma

Versos [1]De la obra Xìn Xīn Míng Canto al Corazón de la Confianza,
del tercer ancestro chan Jianzhi Sengcan.
Traducción y comentarios de Dokushô Villalba.
Ediciones i, 2008.

契 心 平 等

所 作 倶 息

Cuando la mente se unifica consigo misma,

toda actividad cesa.

Comentario.

Al sumergirnos en la profundidad de nuestra propia conciencia a través de la práctica de la meditación Zen, de mantener nuestro objeto primario de atención presente instante tras instante, «la mente naturalmente se unifica consigo misma», es en este estado donde realizamos la verdad que hay más allá de nuestra ilusión de separación. Naturalmente, la mente se silencia revelando la unidad esencial de todas las cosas.

Alcanzar esta unificación no implica entrar en un estado catatónico, alejado de la realidad. Por el contrario, sin necesidad de actuar desde nuestro sentido habitual del yo y lo mío, nos desenvolvemos en el mundo, en armonía con el flujo del cosmos. Es actuar desde un lugar de comprensión y confianza serena, profunda, donde el ego se disuelve y la acción surge de la autenticidad y la conexión con todos los seres. Desde esta quietud interior, la actividad egótica cesa, irradiando bondad y benevolencia hacia todos los seres. Es una compasión que no conoce límites ni discriminación, una fuerza poderosa que impulsa la acción del bodhisattva en beneficio de todos los seres.

Y así, en el fluir de la quietud, encontramos el verdadero propósito de nuestra existencia: no solo buscar nuestra propia realización, sino también contribuir al bienestar del mundo que nos rodea. En este estado de unidad y compasión, nuestras acciones se vuelven espontáneas y significativas, tejidas con el hilo de la armonía universal.

Abrazar la naturaleza no dual de la realidad es recordar nuestra verdadera naturaleza original, más allá de las limitaciones del ego y la percepción dualista. Es encontrar la paz en medio del caos, la compasión en medio del sufrimiento y la acción en medio de la quietud. Es vivir alineados con el flujo del cosmos, donde toda actividad del yo y lo mío cesa.

Otras entradas:

References

References
1 De la obra Xìn Xīn Míng Canto al Corazón de la Confianza,
del tercer ancestro chan Jianzhi Sengcan.
Traducción y comentarios de Dokushô Villalba.
Ediciones i, 2008.

4 + siete =