45. Los opuestos son como un sueño irreal

Versi [1]Dal dramma Xìn Xīn Míng Canzone al cuore della fiducia,
del terzo antenato chan Jianzhi Sengcan.
Traduzione e commenti di Dokushô Villalba.
Edizioni io, 2008.

夢 幻 虚 華

何 勞 把 捉

Los opuestos son como un sueño irreal, como un espejismo,

¿por qué agotarse intentando aferrarse a ellos?

Commento.

La percepción que tenemos de la realidad a través de nuestros sentidos es ilusoria, la doctrina buddhista de anatta (no-yo) postula que no existe un yo permanente e independiente que experimente el mundo, sino que lo que consideramos como “me” es en realidad una combinación de cinco agregados: forma, sensazioni, percepciones, formaciones mentales y conciencia. Estos agregados están en constante cambio y carecen de una esencia permanente.

Los pares de opuestos, tales como el bien y el mal, piacere e dolore, vita e morte, son parte integrante de esta realidad ilusoria. Son constructos mentales que utilizamos para dar sentido al mundo, pero no poseen una existencia absoluta. El aferrarse a estos conceptos nos conduce al sufrimiento, pues nos obstinamos en aferrarnos a algo que en realidad carece de existencia propia. Al aceptar la naturaleza impermanente de la realidad, podemos experimentar una profunda sensación de paz y alegría.

Para comprender mejor esta enseñanza, podemos recurrir a la analogía de una ola. Una ola parece una entidad individual, pero en verdad es simplemente una manifestación temporal del agua. El agua en sí misma no cambia, únicamente lo hace la forma de la ola. En la película Samsara hay una bella escena al final en la que en las afueras de un monasterio, en las montañas del Himalaya, hay una piedra con una frase inscrita en ella: «¿Qué hay que hacer para que una gota de agua no se evapore?» Detrás de la misma piedra se encuentra la respuesta: «Devolverla al océano».

Los pares de opuestos son meramente manifestaciones temporales de la realidad. La realidad misma no es dualista; no existe el bien o el mal, el placer o el dolor, la vida o la muerte. Todo forma parte de un continuo y está interconectado.

Lo conocido nos aporta una falsa seguridad que, en el fondo sabemos, es irreal. La tendencia humana a aferrarse a lo familiar, a lo que creemos comprender y controlar, puede generar una sensación de seguridad aparente. Ma nonostante, esta sensación es efímera y engañosa, ya que la realidad está constantemente en flujo y cambio.

Al identificar el yo con elementos transitorios y en constante transformación, la noción de una identidad fija y estable ya no nos sirve. Este desapego de la identificación con lo conocido y lo familiar, nos permite una apertura a la experiencia directa de la realidad tal como es, sin filtros ni prejuicios.

Al reconocer la irrealidad de esta falsa seguridad, se abre la posibilidad de liberarse del sufrimiento causado por el apego a lo conocido. Esto no implica una negación de la experiencia cotidiana, sino más bien una comprensión más profunda de su naturaleza transitoria y relativa.

Al aceptar la impermanencia y la interconexión de todas las cosas, podemos cultivar una sensación de paz y libertad que trasciende las limitaciones de nuestra percepción condicionada. De este modo, la comprensión de la irrealidad de lo conocido nos invita a explorar nuevos horizontes de comprensión, de sabiduría y compasión.

altri biglietti:

Riferimenti

Riferimenti
1 Dal dramma Xìn Xīn Míng Canzone al cuore della fiducia,
del terzo antenato chan Jianzhi Sengcan.
Traduzione e commenti di Dokushô Villalba.
Edizioni io, 2008.

4 × 3 =