Preguntas y respuestas del seminario de Introducción a la Meditación Zen.

El pasado mes de enero se lanzó en el Campus Virtual de la CBSZ el seminario teórico-experiencial de Introducción a la Meditación Zen que grabamos el pasado mes de agosto durante el retiro de introducción en el templo Luz Serena. A continuación la primera consulta al tutor del curso que Irene Sánchez ha realizado y que comparto con su permiso.

———————

¡Buenos días!

Tengo algunas dudas que he ido recopilando en las últimas semanas,

Respiración

Mis disculpas porque creo que es la tercera o cuarta vez que pregunto acerca de esto, pero entiendo que para principiantes el objetivo es prestar atención a la respiración sin forzarla ni controlarla de ninguna forma, ¿verdad? Sigo viendo alusiones en el contenido y el libro sugerido como “la respiración será profunda y enérgica” o, “la espiración debe de ser más larga que la inspiración”, y no sé si es una cosa que viene sola con el tiempo, o que a partir de algún momento dado hay que empujarla en algún sentido.

Respuesta:

Nada que disculpar, hay que preguntar todas las veces que sea necesario hasta clarificar por completo la duda. En el zen decimos pequeña duda, pequeña iluminación, gran duda, gran iluminación. Respecto a la respiración, la actitud correcta es no forzarla ni controlarla sobre todo ahora que estás empezando con la práctica de la meditación. Si lo hacemos corremos el riesgo de empeorar la situación. En general es recomendable conocer bien algo antes de actuar sobre ello. Poco a poco, observando la respiración, sin forzarla ni controlarla, vas a ir descubriendo que la atenaza a nivel muscular, emocional y mental para permitir que la inspiración cada vez sea más larga y profunda de una manera natural. Por tanto, tendemos hacia una espiración larga y profunda pero a través de la observación paciente y respetuosa.

La saliva

Me sucede a veces que durante la meditación tengo la sensación de que tengo que tragar saliva. Algunas veces es cierto, otras creo que es un acto reflejo, pero puede ser ruidoso y además me desconcentro… Dejo la lengua como indica el contenido pegada al paladar superior, ¿tendré la zona del rostro demasiado tensa? (si no tenso la zona, los labios se me separan) ¿o quizás es simplemente una cuestión de tiempo?

Respuesta:

Esta es una pregunta habitual en principiantes, no le des mayor importancia, cuando tengas que tragar saliva traga, al principio nos llama mucho la atención pero con la práctica será menos frecuente y no te desconcentrará en absoluto. Los músculos del rostro no deben estar tensos, nada a nivel corporal debe estarlo. Debes encontrar el equilibrio entre tensión y relajación manteniendo un equilibrio justo. Te recomiendo que escuches este kusen del maestro Dokushô que grabé en el dojo zen Kômyô de Alicante.

La postura

Creo (creo) que mi postura es razonablemente correcta al principio de la meditación, pero me pasa a veces que checkeo la postura a mitad, veo que me he relajado demasiado (he perdido la línea vertical), me yergo y en ese momento pierdo totalmente la concentración en la respiración (pierdo la cuenta), ¿sería mejor mantener una postura no adecuada hasta el final, en lugar de moverme? ?o quizás intentar rectificar la postura más suavemente?
Otras veces me ocurre que, de repente, noto como si la zona lumbar me fallase un segundo y me caigo levísimamente hacia delante… es casi imperceptible, pero no sé si sería algo a corregir.

Respuesta:

Efectivamente lo correcto es repasar la postura periódicamente en un checkeo rápido para asegurarnos que estamos en la postura adecuada y si hay alguna zona a rectificar hacerlo. A veces es necesario tonificar musculatura que se ha relajado en exceso y tiene poco tono, o relajar alguna zona que se ha ido tensando sin que nos demos cuenta. Si pierdes la cuenta de las respiraciones no te preocupes, vuelve a empezar. Con la práctica llega un momento en que te encajas en la postura y te mantendrás completamente inmóvil, pero, poco a poco, zazen a zazen. Es como si estuvieses esculpiendo tu postura, sentada a sentada.

El estado de conexión con la respiración

Una pregunta un poco más complicada. Llevo un tiempo (desde poco antes del retiro de acercamiento de Noviembre, en verdad sólo tres o cuatro meses) meditando casi a diario (primero zazen, luego hice en la plataforma el curso básico de atención plena, luego otra vez zazen online con el templo, y sigo con zazen con este curso) y no parece que entre al estado de conexión con la respiración. Me digo que seguro que es cuestión de tiempo y práctica y que ya llegará, pero a veces me entran dudas de si lo estaré haciendo bien o no. No sé si debería ser algo sencillo y algo estoy haciendo mal, o si no es algo tan directo de conseguir y cada persona necesita un tiempo para coger el equilibrio en ese punto medio y entrar al estado de ecuanimidad.

Respuesta:

Es algo sencillo cuando aprendes hacerlo, como montar en bicicleta, es muy sencillo cuando sabes… pero se necesita tiempo y paciencia, como para cualquier arte. El arte de la meditación no es Fast Food, requiere tiempo de maduración, cada cual el suyo, mucho, poco, no importa, disfruta del camino, disfruta de cada respiración y del milagro que es inspirar y expirar, cada respiración es única e irrepetible. La práctica de los retiros intensivos también ayuda. Practicar a diario es fundamental, pero realizar prácticas intensivas también lo es. En los retiros creamos las mejores circunstancias posibles para que la práctica madure naturalmente.

——————

Sé que son muchas preguntas, ¡muchas gracias de antemano! Es un contenido estupendo, y me está ayudando mucho con mi práctica

¡Me alegra que te esté gustando el curso!

Vídeo presentación del curso:

Más información: https://campus.sotozen.es/introduccion-a-la-meditacion-zen/

Otras entradas:

Deja un comentario

doce − uno =

5 + trece =