47. Si el ojo no duerme, todos los sueños se disuelven solos.

Versos [1]De la obra Xìn Xīn Míng Canto al Corazón de la Confianza,
del tercer ancestro chan Jianzhi Sengcan.
Traducción y comentarios de Dokushô Villalba.
Ediciones i, 2008.

眼 若 不 睡

諸 夢 自 除

Si el ojo no duerme,

todos los sueños se disuelven solos.

Comentario.

En el corazón de la enseñanza del Buddha se encuentra el despertar, la palabra «buddha» es un epíteto que significa literalmente «el despierto» un estado de profunda paz y sabiduría que alcanzó al trascender el sufrimiento y al que todos tenemos acceso. En el camino que nos legó, la atención juega un papel fundamental, ya que es a través de la cual tomamos clara conciencia de nuestros pensamientos, emociones y acciones.

Cuando el «ojo no duerme» a través de la atención al cuerpo respirando accedemos a estados de ecuanimidad cada vez más estables, siendo capaces de observar con claridad y sin prejuicios todo lo que surge en nuestra experiencia. De esta forma, naturalmente, «todos los sueños se disuelven solos».

En el Zen utilizamos habitualmente la metáfora del espejo para clarificar esta enseñanza. Un espejo que está limpio refleja con claridad la realidad. Sin embargo, un espejo sucio distorsiona la imagen y no permite ver con claridad. De la misma manera, la mente atenta y despierta refleja la realidad tal como es. Sin embargo, una mente distraída y nublada por pensamientos y emociones distorsiona la realidad y nos lleva al sufrimiento.

Esto me recuerda al poema que aparece en el caso trigesimocuarto del Denkoroku que dice así:

El cuerpo es el árbol de la iluminación,

la mente es un espejo resplandeciente.

Trata de mantenerlo siempre limpio

y no permitas que el polvo se acumule sobre él.

Un bello poema que expresa una verdad relativa y provisional, ya que nuestra verdadera natura está más alá del polvo de este mundo y al que Hui-neng respondió con este otro:

La iluminación no es esencialmente un árbol

ni tampoco hay espejo que resplandezca.

Desde el mismo comienzo no existe nada.

¿Dónde podría, pues, acumularse el polvo?

Otras entradas:

References

References
1 De la obra Xìn Xīn Míng Canto al Corazón de la Confianza,
del tercer ancestro chan Jianzhi Sengcan.
Traducción y comentarios de Dokushô Villalba.
Ediciones i, 2008.

diecisiete − 11 =